jueves, 07 de marzo de 2019 | 08:09 a.m. | Locales

"Estamos ante un problema de gran magnitud"

Comparti esta noticia:

El intendente Jorge Capitanich encabezó una nueva reunión del Comité de Emergencia en donde se coordinaron las acciones preventivas para afrontar las intensas lluvias y tormentas pronosticadas para los próximos días.

El objetivo principal fue generar un esquema organizativo de los equipos de trabajo, así como el de coordinar las acciones que garanticen la prestación de los servicios básicos ante el temporal que se avecina.

“Estamos ante un problema de gran magnitud, con un riesgo inminente de vulnerabilidad hídrica”, afirmó Capitanich.

Tras el encuentro, el jefe comunal explicó que las distintas proyecciones y pronósticos estiman intensas lluvias con registros acumulados que rondarán entre 140 y 250 milímetros, entre jueves y sábado próximos.

“Tenemos que estar alerta a lo que esto significa, ya que la magnitud y la intensidad de este fenómeno será importante y estará acompañada por tormentas eléctricas, ráfagas de viento y eventual caída de granizo”, manifestó Capitanich.

El mandatario municipal informó que gracias a la adquisición de un moderno pluviógrafo se puede realizar en tiempo real la medición correspondiente para direccionar los mecanismos de asistencia en el territorio, junto al mapa del riesgo hídrico correspondiente.

Es por eso que, a través de la activación de los protocolo de emergencia, se organizó por medio de cuatro zonas los distintos equipos de trabajo que se encuentran en estado de guardia permanente.

“El 54% de la superficie parcelaria urbana de la ciudad se ve comprometida con las lluvias, afectando al 20% de la población de la ciudad, lo que significan 80 toneladas de residuos en riesgo de recolección cuando se registran lluvias intensas de estas características”, agregó.

También se realizará un monitoreo constante sobre el sistema de bombeo de agua existente en la ciudad, tanto en las siete estaciones municipales como en las 16 bombas que dependen de la Administración Provincial del Agua (APA).

“Afortunadamente el Riacho Barranqueras se encuentra en una medida muy baja, así como la poca altura de los río Negro y Paraná, las aguas caída en la ciudad podrían drenar rápidamente gracias al escurrimiento natural a través de la compuertas del dique regulador y no por el sistema de bombeo”, concluyó el jefe comunal.